Viajes baratos a Irlanda

Consigue los circuitos, rutas y viajes organizados por Irlanda más económicos

Irlanda del Sur es un país con grandes tradiciones culturales, literarias y deportivas. Viajar a Irlanda es perderse en sus calles, visitar sus pubs y disfrutar de la naturaleza. En Caza Viajes hemos encontrado viajes baratos a Irlanda para que puedas descubrir el país de los tréboles, su costa y sus ciudades.


¿Cuándo viajar a Irlanda?

¿Cómo ir? Tipo de alojamiento Qué ver Con niños

La temporada alta en los viajes a Irlanda se produce en verano, cuando las temperaturas mejoran y los días son más largos. Como ocurre en muchos destinos, no existen unas fechas concretas en las que sea más recomendable viajar por Irlanda, sino que cada estación tiene su encanto. Desde Caza viajes tan solo te damos un consejo para disfrutar de tu ruta por Irlanda, vayas cuando vayas, no olvides meter en la maleta un paragüas, calzado que aguante el agua y un impermeable, por si lo necesitas en algún momento.

  • Viajar a Irlanda en primavera supone disfrutar de temperaturas agradables y de una menor probabilidad de precipitaciones. La primavera irlandesa comprende los meses de marzo, abril y mayo. Es una de las épocas que más turistas recibe debido a la celebración de la fiesta de San Patrick, más conocido como san Patricio en España.
  • Viajar a Irlanda en verano implica disfrutar de unas temperaturas máximas de entre 18º y 20º C. Durante los meses de junio, julio y agosto las horas de sol pueden alargarse hasta las once de la noche. Esta gran cantidad de luz anima a los irlandeses a disfrutar de las terrazas, de los festivales de música callejeros y otras actividades al aire libre.
  • Viajar a Irlanda en otoño no tiene por qué ser una mala idea, al contrario. Los irlandeses celebran durante estos meses diversos festivales y actividades con los que olvidar que los días se hacen más cortos y llueve más. Las temperaturas en esta estación raramente alcanzan los 20º C, aunque tampoco caen demasiado debido a la cercanía del mar.
  • Viajar a Irlanda en inverno permite conocer el país sin pasar mucho frío. Las temperaturas durante los meses más fríos pueden no superar los 8º grados, pero tampoco descienden hasta temperaturas negativas. El número de turistas es menor en esta época, por lo que las ciudades y la naturaleza presentarán su cara más tradicional.

¿Cómo ir a Irlanda?

Volver arriba

Desde la costa norte de España salen periódicamente barcos hacia Irlanda, principalmente a Cork. Los viajes en ferry tienen una duración de entre dos horas y media y tres horas, y permiten viajar con el coche o cualquier otro tipo de vehículo en la bodega. Por otro lado, los vuelos a Irlanda pueden ser más baratos y rápidos que el barco. Desde los aeropuertos españoles se puede volar al norte, sur, este, oeste y centro de la isla Esmeralda.

  • Salen vuelos a Dublín, la capital de Irlanda, desde más de 20 aeropuertos españoles. Además de las aerolíneas tradicionales, son muchas las compañías de bajo coste como Ryanair las que ofrecen vuelos baratos a Dublín. Los precios de los trayectos a esta ciudad son competitivos y tienen una duración de entre una y cinco horas si se viaja desde las islas Canarias.
  • Para llegar a Cork podemos coger el barco desde Santander o buscar Vuelos a Cork. Hacia este aeropuerto salen aviones desde los dos archipiélagos, desde Málaga, Barcelona y Alicante. Esta ciudad al sur de Irlanda es la segunda más grande de la isla, y también una de las zonas con más universitarios.
  • Si queremos llegar al centro del país podemos buscar Vuelos a Shannon o Vuelos a Knock. A las dos ciudades llegan vuelos directos desde las islas Canarias y otros puntos de la península.
  • Los Vuelos a Kerry tan solo conectan directamente con Alicante y no lo hacen de forma diaria. Esta ciudad se encuentra en el suroeste de Irlanda y allí se pueden disfrutar de alguno de los paisajes más espectaculares del país, como el Castillo de Ballycarbery o la playa de Derrynane

Alojamiento en Irlanda

Volver arriba

Los hoteles en Irlanda no son la única forma de alojamiento que podemos disfrutar en esta isla. Este país fue uno de los primeros en ofrecer B&B y de abrir casas victorianas y castillos para hospedar a los turistas.

  • Los hoteles en Irlanda se reparten a lo largo de la isla, aunque hay más variedad en la costa y en ciudades como Dublín o Cork debido a la mayor cantidad de turistas en estas zonas. Si queremos conseguir un viaje barato a Irlanda podemos planear nuestra estancia en temporada baja, aprovechar las ofertas de última hora en hoteles a Irlanda o los packs de vuelo + hotel en Irlanda.
  • Los Bed&Breakfast o B&B, que significa cama y desayuno ofrecen al turista exactamente eso, una cama donde dormir y un desayuno casero recién hecho. Un B&B en Irlanda ofrece la oportunidad de compartir casa con una familia, generalmente los dueños de la casa, e impregnarse aún más en la cultura y las tradiciones irlandesas. Como ocurre con los hoteles o los apartamentos, existen muchos tipos de B&B, los hay para todos los gustos, más o menos lujosos, más grandes o más pequeños.
  • Las casas de huéspedes o guest houses en Irlanda son una mezcla entre hotel y B&B. Son una excelente opción si queremos conseguir un viaje barato a Irlanda. Estos alojamientos son casas con varias habitaciones que se pueden alquilar individualmente o en conjunto. Los dueños no viven en la misma casa, aunque sí están cerca para poder ofrecer ayuda y comida casera a los visitantes.
  • Los hostales en Irlanda son otra de las opciones para dormir barato en Irlanda. Son más comunes en las grandes y medianas ciudades que en las zonas con peor comunicación terrestre. Las habitaciones en los hostales pueden ser privadas y con baño, compartidas o mixtas.
  • En Irlanda también es posible alojarse en castillos y casas victorianas reformadas para este propósito. Suelen estar un poco más alejados de las grandes urbes y tienen un precio más alto debido a la experiencia que ofrecen. Aunque en su mayoría han sido remodelados, suelen conservar las decoraciones en las habitaciones. Los castillos y casas victorianas que sirven de alojamiento en Irlanda suelen ser hoteles de cinco estrellas.

¿Qué ver en Irlanda?

Volver arriba

La capital, Dublín, es una parada casi obligatoria en un viaje a Irlanda. Es una ciudad con monumentos importantes, como el Trinity College, donde se localiza la universidad más antigua y prestigiosa del país. Las enormes Catedrales de San Patricio y de la Santísima Trinidad también son un monumentos que hay que visitar en Dublín. Sin dejar de lado el área de Temple Bar, llena de pubs en los que tomar pintas y disfrutar de la música.

Cork, situada en las orillas del río Lee, al sur de la isla. Es una ciudad con un gran número de estudiantes universitarios. Destacan entre los monumentos la Catedral de San Finbar de estilo neogótico; el Castillo de Blackrock, antigua fortaleza defensiva de la ciudad y el Castillo de Blarney, donde se encuentra la mística piedra de la elocuencia.

Quienes busquen conocer ciudades también pueden visitar Galway y Killarney. La primera es una ciudad portuaria con bastante ambiente durante el día y la noche. Mientras que Killarney está muy próxima al Parque Nacional de Killarney y es un destino perfecto para los amantes de la naturaleza.

El turismo en Irlanda no se reduce solo a visitar las principales metrópolis. La Isla Esmeralda ofrece atractivos adicionales como castillos, acantilados o abadías que están repartidas por todo el país. Los sitios que se recomiendan visitar en un viaje a Irlanda y ordenados por ubicación son los siguientes:

  • La naturaleza del norte sorprende a los turistas. Aquí encontramos el acantilado más alto de Europa, el Slieve League y el Parque Nacional de Glenveagh donde hay rutas para hacer senderismo de entre 1 y 8 kilómetros.
  • El oeste de la isla combina enormes acantilados con abadías y castillos. En concreto tenemos los castillos de Dunguaire, Ashford, Bunratty y el del Rey Juan y las abadías de Kylemore y de Clonmacnoise. Los acantilados son habituales en esta parte de la costa, aunque los más visitados son los Acantilados de Moher y los de Croagh Patrick.
  • El suroeste es de nuevo un punto donde reina la naturaleza y se puede ver recorriendo el Anillo de Kerry. Esta ruta por Irlanda tiene aproximadamente 170 kilómetros y recorre parques naturales, lagos, cascadas, castillos y playas. El Parque Nacional de Killarney es el punto de salida y principal atractivo de este anillo.
  • En el este de Irlanda no solo se encuentra Dublín, también hay parques naturales y más castillos. La costa este de Irlanda no tiene acantilados tan impresionantes, pero tiene otros atractivos, entre ellos el Parque Nacional de la Montaña de Wicklow o el complejo arqueológico de Brú na Bóinne.

Irlanda con niños

Volver arriba

Irlanda es un país para disfrutar solo, con amigos, en pareja o en familia. La compañía marca el tipo de viaje y el itinerario, ya que nos podemos encontrar con alguna limitación. Por ejemplo, si se planea viajar con niños a Irlanda se tiene que tener en cuenta que la entrada en algunos pubs está restringida a mayores de 21 años, por lo que los niños no podrán entrar. Sin embargo, la gran cantidad de parques y castillos hace que sea posible pasear y conocer el país con niños.